Inglaterra comienza contra Australia una victoria en casa antes de un otoño decente

Para su número opuesto, Eddie Jones, sin embargo, el saque inicial apenas puede llegar lo suficientemente rápido. Si su equipo concluye su año calendario de manera enfática, el hemisferio sur tendrá mucho para reflexionar sobre sus barbies navideñas. Underland y Te’o de Inglaterra optan por no usar cordones arcoíris ‘incómodos’ Leer más

A Inglaterra todavía le quedan 10 pruebas antes de volar a Japón para la Copa del Mundo del próximo año, mientras que el equipo de Cheika, después de ocho derrotas en 12 internacionales este año, ha estado luchando contra un virus en Londres esta semana y también está raspando el frasco de Vegemite con confianza. Una victoria unilateral en Bet365 casa y un sexto éxito consecutivo récord en la Copa Cook reforzaría el creciente impulso del hemisferio norte.

En el papel también completará una cosecha de otoño decente para Jones y sus jugadores.¿Victorias sobre Sudáfrica y Japón, una alentadora derrota de un punto para los All Blacks y Manu Tuilagi? Si se les hubiera ofrecido ese escenario hace un mes, lo habrían tomado, incluso sin varios platos extra de Wallabies triturados.

Entonces, ¿por qué la débil sensación persistente de que el escuadrón de Jones todavía tiene un poco que demostrar, ambos para ellos mismos? ¿y otros? En parte se debe a que el rugby de prueba moderno nunca se detiene: la victoria de Irlanda sobre Nueva Zelanda arrojó la valiente derrota de Inglaterra ante los mismos oponentes en una luz menos halagadora, mientras que la empresa y la táctica táctica de Japón en la primera mitad hicieron que el equipo local Bet 365 pareciera lento en pensamiento y acción. Ser matones ocasionales de pista plana no va a ganar la Copa del Mundo del próximo año.Facebook Twitter Pinterest Eddie Jones se sale del camino cuando Inglaterra se prepara antes del partido de Japón en Twickenham el fin de semana pasado. Fotografía: Charlotte Wilson / Offside / Getty Images

¿Podría ser este el día en que las percepciones se transforman espectacularmente? Jones ciertamente tiene la potencia, desde el dúo de banquillos de Tuilagi y Nathan Hughes hasta el poderoso ala joven Joe Cokanasiga, el centro Ben Te’o y su pareja en la segunda fila de Courtney Lawes y Maro Itoje.

Si Si el equipo local comienza tan decididamente como contra los All Blacks, incluso podría haber una repetición del éxito 30-6 del año pasado en este Bet365 partido equivalente. La agitación de Australia cuando Ashley-Cooper y Beale se quedaron fuera por motivos disciplinarios Leer más

< p> El problema con Inglaterra es que nadie, incluidos ellos mismos, puede decir con absoluta certeza cuándo atacará la musa.El toque seguro que Irlanda mostró en Dublín la semana pasada aún no es un compañero constante de Inglaterra y, hasta la fecha, este no ha sido el mejor mes para varios de sus ciudadanos mayores.Dylan Hartley comienza hoy en el banquillo, Danny Care, una espina en la carne de los Wallabies el año pasado, está fuera del equipo por completo, mientras que Mike Brown sigue sin poder reclamar la camiseta No 15 de Elliot Daly.

Lo sobresaliente Los artistas de noviembre probablemente han sido Owen Farrell, Sam Underhill, Maro Itoje, Mark Wilson y Ben Moon: piense en las segundas mitades mejoradas de Inglaterra contra Sudáfrica y Japón y su sorprendente bonos de Bet365 apuestas deportivas media hora de apertura contra Nueva Zelanda, por ejemplo, y la estimable Moon ha estado en el campo cada vez.

Cuánto le encantaría Jones, por lo tanto, si Daly puede estallar en una vida devastadora en el full-back, Tuilagi puede agregar un nuevo dinamismo al centro del campo, Jamie George juega como un Comenzando Test Lion y Underhill repite su asombroso esfuerzo contra Nueva Zelanda a expensas de Michael Hooper.Con un aparato ortopédico de Vunipolas, Ellis Genge, Joe Launchbury, George Kruis, Chris Robshaw, Dan Robson, Anthony Watson, Chris Ashton y Jack Nowell, actualmente no disponibles por lesión, no solo tranquilizaría a la mayoría de los partidarios ingleses de que su bamboleo de 2018 era solo temporal pero prepara el escenario para un espectacular campeonato de las Seis Naciones el próximo año. El desglose: regístrate y recibe nuestro correo electrónico semanal de rugby.

Qué torneo podría ser, con casi todos los países en alza y sin razón. para retener cualquier cosa.Sin embargo, Jones esperará que sus jugadores ignoren su partido inaugural del campeonato contra Irlanda en Dublín por ahora y se centren por completo en un equipo herido de Australia que él cree que no debe subestimarse. “Este será su mejor desempeño del año”, agregó Jones. “Este es el juego que tradicionalmente quieren ganar, contra el viejo enemigo, la patria. Es en Twickenham, es su último juego del año, es la prueba número 100 de Will Genia y estarán listos para ello. Todas las formas anteriores se van por la ventana ”.

Si alguien entiende cómo funciona la psique australiana, es Jones, quien sabe exactamente qué botones emocionales habrá estado presionando Cheika esta semana. “Solía ​​decirles a los jugadores que podían hacer algo especial. No les gusta nada mejor que vencer a Inglaterra en Twickenham.Verán esto como una oportunidad para arreglar todo. Pueden ir a la playa y ser reyes del hemisferio sur. La historia dicta que Australia-Inglaterra sigue siendo un partido de rugby bastante especial ”. Gregor Townsend pone a Escocia en posición de ataque contra Argentina. Lea más

Esta vez, sin embargo, los Wallabies desgarrados por la lucha realmente tendrán que cavar. si su camiseta indígena especial, que se usa en el extranjero por primera vez, inspira mucho tiempo de sueño de Twickenham.

Inglaterra detectará la oportunidad en el lineout, busca poner el balón en manos de Jonny May y Cokanasiga temprano y examine la combinación 10-12 de los Wallabies de Matt Toomua y Bernard Foley. Físicamente, Jones también estará decepcionado si sus delanteros no hacen sentir su presencia. “Bully no es una buena palabra en estos días.Si digo “acosador”, me llamarán antes que los recursos humanos, pero ciertamente nos gustaría dominarlos. Es un área psicológica importante del juego “.

Si los juegos mentales nunca están muy lejos en la acumulación de este partido, ninguno de los entrenadores puede darse el lujo de ignorar la última advertencia de World Rugby de que deberían haberse mostrado más cartas este otoño para tacleadas altas y despejes peligrosos. Como resultado, es poco probable que Jaco Peyper de Sudáfrica sea demasiado indulgente si la disciplina de cualquiera de las partes comienza a deteriorarse. Australia perdió a un par de jugadores en la papelera hace 12 meses y no puede permitirse el lujo de hacer lo mismo nuevamente si Genia, que todavía es un acto de clase, va a disfrutar de su prueba de hito.

Finalmente, el equipo local considerará esta salida de la serie final como una oportunidad real para completar un año calendario mixto con un sonajeroSu panel de entrenadores de Jones, John Mitchell y Scott Wisemantel conocen su debilitada oposición de adentro hacia afuera; lo que ahora quieren ver es una crueldad anglosajona anticuada. Si la Inglaterra de Jones termina 2018 fuertemente, sentirán que todo es posible en 2019.